Cómo hidratarse para una carrera de trail

Antaño, algunos entrenadores creían que beber durante una competición perjudicaba el rendimiento de los atletas. Por suerte, los tiempos han cambiado y ahora a nadie se le escapa que una correcta hidratación es una de las claves para el éxito deportivo. Por eso, conviene tener en cuenta unos cuantos consejos para afrontar cualquier prueba con garantías.

No esperes a la carrera

El proceso de hidratación debe de empezar antes de llegar a la línea de salida. En los 10 o 15 días previos, es recomendable beber unos dos litros de agua al día para llegar en condiciones óptimas.

Bebe con moderación

Durante la prueba, hay que ingerir agua con moderación, a pequeños sorbos y de manera constante. El cuerpo asimilará mejor el líquido así que si se bebe poco y en cantidad.

Para en los avituallamientos

Es aconsejable detenerse en los avituallamientos para refrescarse de manera adecuada. Aunque se luche contra el tiempo, siempre será mejor que sufrir una lesión o deshidratarse más tarde.

Plantea una estrategia

En función de la modalidad, es importante establecer un plan de hidratación. Como pauta, durante los primeros 45 minutos será suficiente con 200 mililitros, y a partir de ahí, hay que ir aumentando sobre los 150 por cada media hora.

Para elegir la mejor agua posible, hay que fijarse en su pureza. Aquella que destaque por una cantidad de sodio baja y poco residuo seco, será una excelente opción para el deportista.


Alberto González
Nutricionista deportivo

Para conocer más sobre Aguas de La Palma y el manantial de Barbuzano, haz click aquí.

n/a